IT MIGHT NOT BE THE RIGHT TIME, I MIGHT NOT BE THE RIGHT ONE…

“La clave está en que quepa en tus brazos”. Leí alguna vez en una revista cuando era adolescente, y desde entonces me asusta abrazar a alguien que signifique algo para mí y que mis brazos le queden demasiado grandes o demasiado chicos.

Nos conocimos en un sueño no anunciado, en una resaca después de meses de embriaguez dolorosa, con el corazón a punto de estallar al final de una carrera tratando de no mirar atrás, a veces corriendo en círculos, con la piernas pesadas y ardiendo de cansancio.

Él un galante caballero que combate el lúgubre hastío del pesimismo y la apatía con su escudo inquebrantable del humor y una espada de letal optimismo y coherencia.

Ojos cautivadores de mirada diáfana y sonrisa coqueta que vuelve mi pecho endeble; aún desconozco el olor de su perfume, pero sé que sus palabras destilan astucia.

“Las cosas llegan cuando deben llegar, no antes no después”. Dijo, “entonces tómate tu tiempo pero llega”, —repuse—.

Ya no importa si mis brazos son demasiado grandes o demasiado pequeños, mientras te hagan sentir seguro. En realidad, la clave está en hacerlos tu lugar favorito en el mundo, ese sitio donde quieras volver aunque te vayas, cada que los dejes vacíos sin tu presencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: