The life starring by me

the-first-time-i-saw-you-my-heart-whispered-thats-the-one-923534

Desperté, después de una resaca tras cuatro fines de semana que me pasé bebiendo, riendo hasta las lágrimas, bailando y hablé hasta que la mandíbula se adormeció.

Y ahí está, la vida, que sigue, que no espera a nadie, me subo o me quedo abajo esperando que pase de nuevo para treparme tal vez me caiga, pero quizás lo logre y de pronto se materializa ese anhelo que llevo deseando por meses y que en repetidas ocasiones me fui frustrado a la cama pensando que jamás pasaría.

Me meto a duchar y no hay nada que me haga sentir mejor en ese momento que el agua tibia cayendo por mi espalda, desde entonces ya estoy nervioso, no sé qué ponerme, desayuno lo doble que de costumbre y me siento impaciente a esperar.

Después de la angustiante espera y cuando creo que todo se quedó en un intento fallido, hay hora y lugar del encuentro.

Por fin estoy ahí, con los testículos en las amígdalas, las manos sudando, los labios partidos y la lengua seca como la última vez que me fumé un gallo solo y se me olvidó poner café para el ‘monchis’.

Entonces llegaste y tu mirada aunque diferente hizo latir mi corazón cada vez más rápido, y se fue a la basura todo el discurso pensado, la mente se quedó en blanco, como cuando abres un bloc de hojas nuevo y está ahí esperando a que crees una historia a partir de ese instante.

Y otra vez, el encanto de tu voz que me dicta que voltee a cualquier lado porque si te miro no voy a poder disimular estas ganas de besarte. De pronto la plática toma un ritmo y pasamos de lo incómodo que es hablar de mí a mi tema favorito: tú.

Ese momento en el que me hipnotizan tu conversación que no entiendo pero que saliendo de tus cuerdas vocales suenan tan interesantes y los momentos incómodos con nombres que ojalá nunca volviera a oír mentar, los ignoro pensando lo mucho que me gustaría besarte la boca o la clavícula no importa.

Después el desahogo todo lo que durante repetidas mañanas sonaba en mi cabeza, porque te extraño más en las mañanas que en cualquier otra hora del día. Menos cuando tengo insomnio.

Me doy cuenta de que todo ha sido un viaje interminable en el tiempo, inconsciente, implacable, viajamos en el tiempo sin vehículos, mentalmente mientras caminamos, cuando los demás avanzan y tú todos los días volteas a ver el pasado y después viajas al futuro que te atemoriza más porque no lo conoces y estamos tan anclados al pasado con ganas de que llegue el futuro que se nos olvida lo que tenemos en este momento.

El presente que es perfecto, es un instante que está ahí y puede ser maravilloso y te puede cambiar la vida y puedes estarte perdiendo el momento de tu vida por cerrar los ojos y no querer verlo.

Entonces explota una constelación dentro de mí, estalla un beso perfecto y pruebo tu saliva y tocas mi lengua y succionas mi labio superior y yo muerdo el tuyo para aferrarme para que no se vaya de ahí nunca para que ningún otro lo vuelva a tener entre su boca. Y entiendo que empiezo a vivir. Que acabo de nacer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: