El debate de todos

No hay propuestas y eso espanta, dicen lo mismo y eso asusta, mienten abiertamente y eso confunde, queremos lo mismo ¿todos? No, la gran mayoría están esperando escuchar innovaciones sanas para el desarrollo de nuestro país, México, un lugar que ha sido destruido con malas decisiones, hoy es el debate de ellos, los presidenciables, por tanto, se convierte en tu debate, el de todo el país.

Van a llegar los comentarios despectivos, señalamientos abrumadores y clásicos, opiniones conservadoras y repetitivas. Es como hoy el “pendejo”, “estúpido”, “idiota” pero controlado por palabras aptas ante la audiencia, ¿qué sería del debate si hubieran palabras altisonantes? Un tumulto de verduleras buscando un lugar —más que público— que les dé el poder más importante en la estructura política de nuestro país —la presidencia—.

Que si la foto, el artículo, la nota, reportaje, video, audio, lo que sea, eso que ensucia la vida política del candidato, tener nexos con el narcotráfico, lavar dinero, obtener propiedades ilegales, ser corrupto, etcétera. Es la manera más eficiente de conocer a nuestros próximos gobernantes, el que sea, cualquiera tiene un lado oscuro que puede desequilibrar nuestra república —que de amorosa no tiene nada—.

Y después de las acusaciones vienen las “propuestas”, esas que escuchamos hace 6 años, doce, dieciséis…las que fueron hechas por salinistas, alemanistas, portillistas… no quiero caer en al ambiguo caos de la reclamación, ya fue, pasó porque las mafias políticas así lo han hecho, hay controlado nuestra constitución y la han modificado a su manera y conveniencia.

El debate es importante, esos son nuestros candidatos —aunque no nos convenzan— ellos hablan, muestran, critican, “proponen”, enfatizan, llaman al voto por su partido y se involucran en una batalla que demuestra que al final todos son iguales, aunque pensándolo bien, debemos tener en cuenta que cuando un país cambia sus ideologías logra demostrar su democracia, es por ello que necesitamos brindar oportunidad a aquellos que no han logrado participar en la dirigencia más alta de este país —lo dejo a su juicio—.

El conflicto —debate— se espera sea menos distraído de la veracidad, se transmitirá por los canales más importantes de este país —los nacionales—, en un horario correcto donde las familias tendrán la oportunidad de verlo sin excusa. No habrá edecanes, no habrá una mediadora risueña y “esperamos” deje de ser un circo y se convierta en un espectáculo más real —ya que no espero más—.

Dejemos la fórmula partidista de lado, abramos los ojos, pensemos qué nos espera para los próximos seis años, que nos ofrezcan seguridad veraz, en todos los aspectos, necesitamos renovar las ideas neoliberales, no sirvieron sus reformas. Los invito al voto democrático, no anular —eso es conceder la imparcialidad, fuera de los principios del ciudadano y del derecho a opinar—. Votemos por lo que sabemos realmente nos conviene, hagamos un cambio justo para todos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: