32 años de la muerte de Ian Curtis ¿qué es para mí Joy Division?

¿Cuánto puede significar una canción para alguien? El acto de ser atrapado por una composición lírica y melódica implica indefectiblemente una identificación. Personalmente no me parece coincidencia cantar durante todo el día, o incluso un fin de semana completo esa canción que llegó a tu vida, algunas veces de manera incidental.

Ahora ¿qué resultado obtenemos si converge el orden armonioso gris y profundo con la mejor voz que ha dado la historia del rock? No es otro que un legado que permanecerá a través de las generaciones; merece ser conocido por los que vienen detrás de nosotros y contada por quienes lo vivieron, los melómanos  que vivimos en este momento de la historia debemos contemplarlo.

Hace años atrás y con la fiebre de la película Control de Anton Corbijn (2007) llegó a mi vida una de las experiencias musicales más importantes y trascendentes, nada se asemeja a lo que en ese momento sentí al escuchar los primeros acordes de una canción y la voz hipnótica que parecía cantarme al oído y contagiarme de sentimiento.

Lo gris de lo oscuro representado por los 4 jinetes del génesis musical de toda una época: Bernard Summer, Peter Hook, Stephen Morris e Ian Curtis, la banda de rock que convirtió mi depresión en paranoia, la condenadísima soledad del último escalón de mi adolescencia en momentos caóticos que determinaron mi carácter tiempo después, hablo obviamente de Joy Division.

No tengo duda de la gratitud por el acogimiento con sus letras, tristes, profundas, danzas, fúnebres y hermosas, la belleza de enfrentar los sentimientos más temidos por el hombre; “el amor nos destruirá” canta Curtis en su canción más famosa y reconocida al rededor del mundo, Love Will Tear Us Apar, un himno para Manchester y para muchos jóvenes y adultos al rededor del mundo. ¿El éxito? Retratar la desgracia con una estética impecable, hermosa. La última canción que sonó en la radio, una canción digna para despedirse del mundo.

Es inevitable empatizar con una canción como esta, si has pasado por una ruptura amorosa sabrás a lo que me refiero; como consecuencia, quizás fue la letra tan directa y realista —lo vulnerable por la situación sentimental que en aquel entonces vivía—, la imponente voz de Ian Curtis o el bajo sonando a la perfección cortesía de Peter Hook lo que me hizo querer quedarme para siempre en su música.

Recuerdo que jamás sentí tanto dolor, compasión y alivio acompañado por incertidumbre en alguna escena de muerte en ninguna película; cada qeu joy Division suena en mi habitación pienso en todo el talento que Ian tenía como poeta y lo vacío que estaba por dentro, a pesar de ser admirado por todos los que lo rodeaban y conocían sus letras. Por supuesto, me queda claro que el intelecto nada tiene que ver con la inteligencia emocional.

La mañana del domingo  19 de mayo de 1980 Ian Curtis fue encontrado colgado en la cocina de su casa, muerto, en la calle de Manchester. Con su más reciente sencillo sonando en la radio “Love Will Tear Us Apar” y planes para hacer una pequeña gira en Norteamérica. Escuchando el disco “The Idiot” de Iggy Pop con en colaboración con David Bowie.

Joy Division es de esos grupos que  nivel lírico tienen canciones que abren y cierran heridas, que cercenan corazones destrozados y los remplazan por otros más fuertes y fue eso junto con las ejecuciones en vivo y sus bailes casi barbitúricos lo que los convirtió en una obsesión para mí durante un par de años de mi vida.

La luz de Ian dentro de lo lóbrego de sus letras se extinguió hoy hace 32 años se extinguió para seguir alumbrando en la perpetuidad, sin dejarnos más opción que agradecer tantas buenas canciones que a lo largo de su corta vida como banda nos regalaron y que jamás les escuchamos un disco malo, todo lo contrario.

Por mi parte no me queda más que hacer mías la palabras de Rob Gretton: “I have my hands up and I’m a believer of Joy Division, fucking hallelujah”.

Les dejo un documental sobre la vida de la mejor banda de Machester por excelencia.

Joy Division Documentary

“Existence is.. well.. what does it matter? I exist on the best terms I can. The past is now part of my future. The present is well out of hand.” ― Ian Curtis

2 Comments

Add yours →

  1. Hola. Agradable encontrarme con este post, me causó gracia esta oración: “la banda de rock que convirtió mi depresión en paranoia”.
    Pero aparte de eso, Joy Division es importante en mi historia personal, como en la de muchos. Nos dejaron algo maravilloso, la música no sólo nos acompaña en nuestra vida y nuestros pensamientos. Y muchas veces va más allá de acompañar, llega a ser parte de.
    En fin, saludos!

  2. Gracias por tu comentario, para mí son una banda super importante y lo que digo de la paranoia es verdad. Ahora por supuesto ya tampoco me tomo las letras tan a pecho, pero sí me sacó de esa depresión que muchos vivimos en la adolescencia. Te mando un saludo. ¡Gracias por leernos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: