El odio por la armonía

Armonía ¿por qué habría de amarte, como pretendes que lo haga? Si cuando estás en mi vida no haces otra cosas que arruinarla, quién me asegura que no te pones de acuerdo a mis espaldas con todo aquello que me saca de mis casillas para que a la menor provocación eso también logre colarse por mi piel y provoquen una colisión catastrófica que comienza a alterar mi cuerpo y mis pensamientos.

Me levanto de mi lugar y salgo apresuradamente y pienso en aquello que me hace molestar, pero todo está bien, y con la proporción absoluta en mi vida. Entonces persisto con que algo anda mal porque no me siento tranquilo y recuerdo el objeto que en repetidas ocasiones es más bien sujeto que me provoca enojo, pero tú apareces de la nada y te ríes de mí, mientras me tomas por el hombro, atemorizando a mi coraje que se esconde en el rincón más lóbrego de mi ser y no me dejas sacarlo.

Un esfuerzo más por recuperar el hastío que he perdido y parece ser que funciona ahora recuerdo el rostro de cada uno de ellos mirándose casi a escondidas lo más cercano a una acción casi inmoral que despertaría mi resentimiento y desconfianza, que abriría mi piel en otras circunstancias y dejaría la carne viva mostrando mis debilidades, pero de nuevo estás tú haciéndote la heroína ¡con tu paz que no tolero!

Si volteo a ver a mi alrededor buscando cualquier excusa para molestarme, hago caras de enfado y siento un grito estridente que viene desde el estómago cargado con toda mi amargura pero que se queda atorado en la garganta, por que de nuevo te apareces y me das la cara mientras te colocas de frente a mí protegiendo a quien ya estaba decidido sería el que pagara por el mal humor añejado que vive en mi cuerpo.

¡Te odio porque limitas!, te odio porque no me dejas liberarme, te odio porque me haces correcto, te aborrezco porque no puedo gritarle todo lo que me caga al pinche mundo de mierda, ¿por qué habría de amarte? Si no haces más que lo que todos los demás consideran una buena persona, y me conviertes en alguien promedio.

Cuando me encuentro a solas insisto en desquitarme con quien sea pero todo está bien, salgo de mi casa y camino por las calles mientras comienzo a decir palabras altisonantes en la cabeza, y de nuevo me doy cuenta de que no hay nada mal.

Y entonces cierro el puño y fijo la mirada en la pared, en un punto fijo en el que ya se dibuja el horrible rostro de la incertidumbre que me vuelve loco pero a mitad del camino que recorre mi brazo se detiene y pienso que no vale la pena porque en el fondo me siento tranquilo. ¿Qué se supone que debo hacer contigo armonía, para que dejes de de reírte de mí en mi cara y busques una víctima más?

2 Comments

Add yours →

  1. Una entrada muy intensa respecto a las relaciones humanas, creo yo. Por cierto, si alguien aún no entra a la unversidad, revise esta opción http://bit.ly/ojMFFi

  2. Se reunen los nombres más grandes del Pop actual en Las Vegas… VAMOS¡! http://bit.ly/nW6Upl

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: