Decadencia del espíritu deportivo

No, les juro que ésta vez no voy a hablar del tan gustado fut bol.
Prácticamente desde que Israel del “Juan Cristian Andersen” (lo juro, así se llama mii EX kínder, ubicadísimo enfrente del Angeles Mocel) me tomó de la mano, supe que lo mío era estar en empatada con alguien más.
No sólo disfrutaba ser pareja de alguien, mi intuición me dictaba que esa era la única manera de estar a salvo en un mundo en el que “El diluvio que viene” es el pan de cada día. Y así transcurrió mi vida.
Y el narcisismo de una mujer como yo es insaciable, debo aclarar. Tener pareja -o novio  pues-, fue como vivir en una película donde la mera picuda era yo y nadie más que yo. Y aparte tenía público asegurado.
La verdad es que no entiendo cómo es que alguien no se ha dado cuenta de lo gran impostora que soy, pues lejos de ser la pareja ideal de alguien, soy la especie de “novia zombie” que nadie quisiera tener.
Soy extremadamente panchera, lo cual me convierte en amante de la peleas de restaurante, donde todos los comensales mueren de pena ajena al presenciar cómo aviento un plato de raviollis rellenos de borraja, a la cabeza del galán en turno (qué importa si llevamos 6 días, 6 meses o 6 años, ¡el drama es el drama!)
Soy totalmente irresponsable de mis actos.

Esto es, que si bien soy capaz de volver sensibles hasta las piedras con mis ‘ronroneos’ coquetos y palabras francamente lascivas dichas al oido, aromatizadas con un poco de bourbón, el caso es que no me importa lo que venga después. Así, de repente puedo acordarme de haber dejado en la lumbre a mi conejo y salir disparada del lugar, dejando al interfecto bastante maltrecho.
Mi vida no tiene rumbo fijo. A pesar de “circunstanciasconocidas”, mi vida en si es como el barco de Nicolás Guillén: Va por el Mar de las Antillas y el barco barco va sin timonel.

Así que es muy probable que me cuelgue de la fama, dinero, posición social, belleza y cualquier otra cualidad que el hombrecito posea, a fin de saciar mi propio vacío existencial. ¡Ah! pero eso sí, soy muy cuidadosa de hacerles creer que soy lo mejor que les pudo haber pasado en la vida. Y si acaso repulgan, pues los remito al punto anterior: soy irresponsable de mis actos, ya lo dije.
¿Qué más? Caprichosa es mi segundo nombre, porque el primero es “berrinchuda inmadura” (ya saben, los padres de los ochentas ponían nombres taaaan largos) y con esto quiero decir que, al no tener vida propia, exijo que el objeto de mi afecto esté a mi disposición.

Pero me enojo si descuida su trabajo -o lo que sea que haga para sobrevivir- pues lo entiendo como una total dependencia hacia mi y eso francamente me asfixia. Necesito mi espacio para hacer lo que se me de la gana, pero al mismo tiempo necesito tu compañía porque sin ti me muero.
Claro, celosa también soy. Pero creo que ese aspecto lo tengo bastante bien controlado puesto que estoy segura que no hay alguien más piciosa que yop (¡cómete eso, Galilea Montijo! en el cine, debo escoger la película y al final, debo hacer algo relacionado con la misma.

Así, comer comida china, visitar un cementerio o terminar encerrados en el motel de la esquina van incluidos en el paquete de “Una cita con Dana” (pero a que ese ni le protestan, ¿verdad?) Y sí, también lloro de todo.

Y no, no sólo cuando les hablo de “ciertos días del mes”. Científicos de varios países han querido contactarme para estudiar las causas del por qué me la vivo en la neura total.

No pueden creer que todo lo vea negro… ¡Se llama DISTIMIA, so mentecatos!
Pues ya, si alguien me conoce pues que me compre. Porque HASTA ESO, salgo bien barata. Sencillita es mi trademark.

¿Aún buscas competir conmigo?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: