Un mundo que nunca ha visto antes: al estilo Lyncheriano

Por: Tony Llampallas

“Vestía terciopelo azul, más azul que el terciopelo era la noche, más suave que el satén era la luz de las estrellas”.

Al buen sabor de la Heineken llega hasta nuestra visión Blue Velvet –Terciopelo azul–, un filme que obligatoriamente tenemos que ver en el ocaso del día, acompañado de algunos tarros de cerveza y una libretita en mano por cualquier complejidad que nos aporte –lo siento, pero Lynch es tan complicado como Van Gogh–. Algunos comentarios me incitaron a crearme falsas expectativas sobre el director, percibí que tenían razón, pero no del todo.

El cine puede divertirte, ¿pero sinceramente le entiendes? Claro que sí, puedes entender películas tan comerciales como las 50 versiones de Pretty Woman (Mujer bonita), pero con otros títulos, pero mi pregunta va directamente a ¿entiendes el séptimo arte y en especial el de culto? Para mí David Lynch es un maestro –nuevo en mí videoteca–, en la creación fílmica y a pesar de haber visto un par de películas de su autoría me quedo hasta este momento con Blue Velvet.

Vamos,  ¿no me van a decir algo negativo de las primeras escenas?, los colores, el color azul en específico, he hablado con una persona muy importante para mí acerca de los colores en el cine, y sí, el azul es tan importantísimo que hasta esa persona me dio la idea para escribir este artículo. Blue Velvet o “Terciopelo azul” es un título que hace referencia directa a la tristeza tersa, suave, bonita, posiblemente una tristeza que se comparte pero que no carga al prójimo de ella –no le das a poseer tu cruz a alguien que quieres, bueno, eso creo–.

Isabella Rossellini –loca, bella e intensa–, “¿crees qué estoy loca?” –dice Dorothy, interpretada por Ressellini–, yo digo que sí, pero que su locura va más allá de una enferma mental, es una exquisita ninfómana atrevida pero que trae atravesado un conflicto emocional, algo que no la deja respirar, que la tiene al borde de la autodestrucción. ¿Por qué complicar al espectador con escenas que parecen inútiles? No lo son, porque la fotografía tiene emociones y lógicamente son parte de la historia.

Angelo Badalamenti es un músico y compositor estadounidense de origen italiano, es el maquillista musical de la cinta, el que le da sonido al “Terciopelo azul”. La música fílmica es increíble, radiante, de  principio a fin nos llama la atención, puede resaltar perfecto en cada acción de los personajes y la compañía ejercida con la fotografía nos envuelve, es súbita y acorde con el guión bien organizado de Lynch.

Francamente es un celuloide misterioso que a simple vista se puede comprender, pero en realidad, está hecha para ojos muy abiertos, aquellos que sienten y perciben la importancia que puede tener un ser humano ante otros. Puede parecer que hay mucha paja escénica, pero no, el inicio es tan importante para darle vida a cada uno de los personajes, dos horas de atracción y 120 minutos Lyncherianos.

En la película se presentan los actores, Isabella Rossellini, Kyle MacLachlan, Dennis Hopper y Laura Dern, con las actuaciones principales, obviamente es un clásico ochentero, es el mundo irreal mezclado en la realidad total. Brillante, una belleza estética incomparable, habla por sí sola.

ARGUMENTO
La película comienza con una serie de imágenes de un pacífico barrio estadounidense llamado Lumbertown, Un hombre rocía las plantas de su jardín cuando de repente sufre un ataque que lo deja en el suelo. El hombre es Mr. Beaumont, quien es visitado en el hospital por su hijo Jeffrey. Cuando Jeffrey vuelve a casa encuentra en el camino una oreja humana entre el pasto, la pone en una bolsa y la lleva al detective Williams, más tarde conoce a Sandy (Laura Dern) la hija del detective quien revela a Jeffrey detalles sobre la investigación que adelanta su padre en el caso de la oreja encontrada por él. Dichas revelaciones llevan a Jeffrey con ayuda de Sandy a colarse en el apartamento de una mujer llamada Dorothy Vallens (Isabella Rossellini), donde es descubierto por la mujer, quien sin embargo lo oculta en el armario cuando al apartamento llega Frank Booth (Dennis Hopper). Allí Jeffrey se involucra en otro misterio relacionado con la extraña relación sadomasoquista que llevan Dorothy y Frank.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: