México unido por un balón

Por: Dana Juárez

Estoy noventa y ocho por ciento segura de que el noventa y ocho por ciento de mexicanos observaron la final del mundial sub-diecisiete, el día domingo diez de julio de dos mil once. Y es de remarcar que por cerca de dos horas, el país se paraliza al grito de “tírale, güey” y el milagroso gol.

Qué importa que haya inundaciones, crímenes, elecciones mapachosamente sospechosas y mil ochocientos elementos de “seguridad” en alguna plaza del país. Todo se olvida en la tregua mística llamada futbol.

Mañana, el país entero regresará a sus ocupaciones habituales, (corruptelas, marrullerías, chicanadas y vasta indolencia para algunos; sobrevivencia, dudas e incertidumbre para otros).

Y en el aire quedarán los resquicios de una calma aparente, un ojo de huracán que nadie sabe de dónde viene ni a dónde va. Pero ¡¿qué más da?! Por unos momentos, la autoestima nacional está en lo alto y la vida se sabe deliciosa desde el cielo.

Por tan sólo unos pocos minutos, se siente bien ser “el mejor”. Aunque todos sepamos que en el clóset guardamos los cadáveres más exquisitos que nuestra sensibilidad puede soportar.
(¡México!, ¡México! ¡Ra, ra, ra!)

One Comment

Add yours →

  1. pornohikayeler July 12, 2011 — 5:50 am

    thank you…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: