Kahlo para mi, Frida para todos: CIV años de su natalicio

Por: Tony Llampallas.

“El arte más poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura, una mariposa renace florecida en fiesta de colores”. Frida Kahlo.

Un dolor inevitable que se agudiza al mirar sus obras pictóricas, entramos en su mundo, en sus colores que hasta ella misma desconoce, en su mirada que profundiza sufrimiento, en los pensamientos a Diego, flores por todos lados, animales que adornar aquella naturaleza muerta que nos enseño su lado erótico, cuadros simbióticos, algunos en la inocencia otros en la segunda etapa de su vida porque a la tercera ya no quiso llegar.

Pies, para qué los quiero si tengo alas para volar” , unas alas imborrables que la sacaban de la soledad, de ahí las “La dos Fridas” un cuadro importantísimo para la historia artística de México, dos mujeres en que ella vivían, la Frida libre, la que le gustaba a su Diego, la que podría hacer cualquier cosa sin sentirse atrapada en un abismo de dolores autodestructivos y la otra Frida imperialista, una mujer creada, sin motivación de existir, llevada de la mano de la mujer tehuana que podía ser libre, pero que finalmente no se podrían separar.

Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón nació en Coyoacán, México, un 6 de julio de 1907 –realmente– pero por su afición a la Revolución mexicana prefirió adoptar 1910 como su fecha de nacimiento. Se inició muy joven en el arte de pintar a causa de un accidente el 17 de Septiembre de 1925 que la dejó inmóvil y con lesiones severas en la columna.

Pero no es importante ahondar en su vida, para ello existen diversos libros biográficos y algunos audiovisuales bien documentados que nos cuentan toda una vida de la artista, el sufrimiento desde su nacimiento, la relación con su familia, los problemas de amor con Diego y sus grandes aventuras con hombres reconocidos en la historia política, social y artística.

Pintó mucho, y escribió poco, pero aquello de lo que se tiene consentimiento literario se ha hablado en grandes ocasiones, para unos cuantos, Frida Kahlo, representa una literatura surrealista al igual que sus obras iconográficas, en los escritos hay un elevado realismo –escribía como pensaba– y eso le ha dado el peso de escritora surrealista, en ocasiones no llevaba un orden, no le importaban los vocablos correctos y simplemente escribía a la vez que inventaba nuevos modismos.

Interesante ver pinturas como “Lo que vi en el agua” una obra gráfica reconocida en el arte internacional como un surrealismo muy elevado y aunque la misma Kahlo haya negado este movimiento artístico en su técnica es inapelable observar que había surrealismo altamente simbolizado en su obra, por ello “Lo que vi en el agua” es una imagen clara de todos los aspectos recorridos en la vida de la pintora y que la hundieron en un abismo de tristeza, esperanzas, alegría, dolor, muerte, angustia, preocupación y un largo diccionario de sentimientos y emociones.

Son 104 años desde su nacimiento los transcurridos y los mismos que nos han enseñado que Frida Kahlo permanece vigente.  “Lo que no mata, me alimenta” y efectivamente su inmenso amor por Diego la alimento hasta el último día de su vida, sus aventuras amorosas, sus vicios hacía el alcohol y posiblemente a las drogas fueron el alimento que la llevaron a seguir viviendo.

Hayden Herrera narra en su libro “Frida Kahlo: La pinturas” una frase de la propia Frida: “Pinto mi propia realidad. Lo único que sé es que pinto porque siento necesidad de hacerlo, y pinto cualquier cosa que me pasa por la mente sin ninguna otra consideración”. Aquí nos damos cuenta que Frida Kahlo vivía una realidad invocada en su trabajo artístico, pictórico o literario.

La soledad es el tema central de su arte, acapara un mundo donde ella misma está acompañada de su gusto por los animales, por la personas que representaban algo en su vida, por su gran amor al hombre que la acompaño hasta el fin pero en cada obra ella aunque acompañada, sí, se veía sola, se autodestruía tanto en la imagen como en su vida cotidiana.

Finalmente en lo personal Frida Kahlo es la mujer, la artista, la amorosa, la literata innata, la franqueza iconográfica, el surrealismo mexicano simbólico, la voz del dolor, la mirada del sufrimiento, la folclórica invadida de colores mexicanísimos, azul, rosa, negro, blanco, amarillo pero siempre disfrazados de melancolía. No puedo determinar que sólo esto represente para mí la figura de Kahlo, pero es un sencillo homenaje que pretendo perseverar por mucho tiempo y seguir creando más reflexiones de ella, de la mujer que me enamoré, Frida Kahlo.

“Como siempre, cuando me alejo de ti, tomo dentro de mi tu mundo y tu vida, y así es como puedo sostenerme por más tiempo”. Frida Kahlo.

2 Comments

Add yours →

  1. Hola Eddie!! Mira que yo tenia muchísimo sin pasar por estos rumbos, y en especial, este post de Frida me encantó! Y el video sobre su documental esta increible!…Tendré que venir más seguidito por aqui…te dejo muchos saludos!

  2. Hola Nina, gracias por tu comentario, te puedes suscribir en la parte de arriba y las actualizaciones llegarán automáticamente a tu correo elctrónico así estarás más al pendiente de lo que acá se publica.

    Sería una acción desleal adjuntarme el crédito de esta entrada la escribió uno de los autores del blog Tony Llampallas (que dicho sea de paso es mi mejor amigo del mundo).

    Él siempre tiene cosas interesantes que compartir desde su muy peculiar punto de vista. Gracias por los comentarios positivos y también te dejo saludos muchos. ¡Corre la voz!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: