Con la muerte en los hombros

Por: Tony Llampallas

La muerte está aquí, sola y muy demacrada, así es y así será siempre, frívola, cruel, angustiante, satírica e incrédula. Yo conocí a la muerte, jugué con ella – un juego limpio y atrevido – la vencí, le convoqué a un diálogo, su inteligencia y la mía, era momento de creer en mí, algo que nunca experimenté y con lo que he logrado ganar.

Juicios diferentes – uno posible, el otro no – insisto, incrédula. “Juguemos” dijo, “dime una razón imponderable para no llevarte conmigo”, a lo que contesté, “no hay razón, no me importa, pero tampoco estoy dispuesto a ceder”. “¡Calla!”, expresó, “no desafíes a la muerte, a lo que todos temen, tu indiferencia te costará cara”, su enojo se notaba en el arqueo de sus cejas.

“Imploro una disculpa, pero esto es el juego al que has accedido y debes respetarlo”, musité. Una lágrima brotó de mi ojo derecho, sin razón alguna, la limpié con mi mano y me dirigí a mi ropaje para secarla, la muerte tomó mí mano y chupó la gota de entre mis dedos, cerró los ojos y la saboreó.

“Ahora te das cuenta que no puedes jugar conmigo”, expresó tenebrosa, me sorprendí al ver la expresión y no tuve más remedio que cuestionarle “¿A qué te ha sabido?”, su mirada hacia mí era sorpresiva y misteriosa, sonrió, “La supuesta incredulidad que me has inventado, me hace más fuerte, tu repulsiva lágrima no sabe a nada, así como tú, no eres nada”.

El mítico ser alzó sus brazos y aseveró, “¡Soy la muerte, el demonio, la representación de lo temido! Vamos, es hora de irnos y no perder el tiempo en majaderías”. Mi cuerpo comenzó a temblar al ver la expresión demoníaca, no sabía qué decir, no existía argumento alguno para acallar aquella orden.

“¿Qué poder tienes sobre mí, para decidir el fin de mis días?” dije nervioso, “¿Soy acaso una creación tuya? Temes a no cumplir tu cometido, ¿por qué es mi momento del óbito?”. “Tienes que morir porque has dañado tu existencia, ya no hay remedio alguno con el que puedas luchar para coexistir”.

Era tan clara y precisa, temí en todo momento, ella sabía que yo había perdido ante aquel juego de palabras y entonces sólo me quedó decir, “Acepto tu decisión, pero hoy más que nunca creo en Dios”. Soltó una carcajada, levanto los brazos y me abrazó, no dijo una sola palabra, mi fin había llegado.

“¡No, he mentido! ¡No creo ni creeré en nada, nunca me arrepentí de lo que dije, jamás amé mi vida y mucho menos lo que he sido! Importa poco si me voy, y tu siempre tendrás un lugar, serás nombrada, aclamada, bendecida, pero siempre serás un ser legendario, sin aceptación ni credibilidad”.

La muerte me soltó, me abofeteó y se hincó – algo pensaba -, miró hacia el cielo y comenzó a pedir clemencia, “No he pretendido ofender a vuestra fuerza, soy un ser  más que tiene que pagar los sinsabores de la vida que yo mismo he ocasionado”. Se puso de pie y me miró fijamente a los ojos, una mueca inolvidable me hizo entender que yo no podía morir, que siempre sería perpetuo. No quise aprobar tal decisión, “No seas incrédula una vez más, sabes bien lo que haces y por qué no me puedes llevar”, dije.

Seguí mi oratoria,“¡qué bien te diviertes!” Dijiste creer en Dios, si tú eres la divinidad pura, no eres un demonio, y siempre te llevaré en mi ser, en la imagen que han creado para ti, tu demacrada y falsa expresión, siempre llena de mentiras pero nunca de placeres, o tal vez sí, tu único deleite es cumplir con tu cometido y reforzar tu existencia intangible de almas.

El juego ha terminado, ahora sé que soy inmortal, y que cargaré con la muerte en los hombros, sin pesadumbre, porque nunca la he tenido y permaneceré en la humanidad incierta, hipotética, desvergonzada, palpable, la cual nunca entenderá el significado de lo que soy y por qué he pretendido jugar con la muerte, sí, con el esqueleto, la flaca, la satírica, la endemoniada, yo sí lo puedo entender y perfectamente he descubierto el final de lo lúdico, porque yo soy la muerte…


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: