To Grow up Hurts

“La diferencia entre un necio y un sabio es que el sabio sabe cuándo dejar de intentar las cosas”. Al menos eso dice Nietzche. Siempre he preferido cuidar las cosas en lugar de remediarlas, pero cuando no nos es posible cuidarlas para preservarlas en ópticas condiciones o, mejor dicho, cuando no depende de nosotros porque algo más se interpone en el flujo del caudal de la vida.

Es ahí cuando el sentimiento de derrota nos inunda y nos hace pensar en todo aquello que pudimos haber hecho mal, pero en realidad el problema no es cometer errores, lo grave es no arrepentirse de los que se cometieron y vivir la vida en un permanente incierto que nos hacer falsamente felices.

¡Qué opresión de sentimientos nos atan de piés  y manos! mira como hay un impenetrable muro de cristal que te deja ver perfectamente la situación pero te obliga a quedarte del otro lado, mirando, pensando, anhelando… Gritando ¡paciencia!

La fatalidad observa desde la esquina y me congela con su mirada siniestra,  pero aún así no me quedaré parado, no le tengo miedo, ya superé las crisis adolescentes que me sumían en la conmiseración que me tuve tanto tiempo.

Hechos, más que palabras, desahogo por acción, ¿qué pasa con lo malo que hiciste? Remedialo. Tú eres el único que se debe lealtad y siendo así serás leal con el resto de aquellos que te rodean.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: